martes, 14 de enero de 2014

Prehistoria, José Emilio Pacheco

PREHISTORIA

1

En las paredes de esta cueva
pinto el venado
para adueñarme de su carne,
para ser él,
para que su fuerza y su ligereza sean mías
y me vuelva el primero
entre los cazadores de la tribu.


En este santuario
divinizo las fuerzas que no comprendo.
Invento a Dios,
a semejanza del Gran Padre que anhelo ser
con poder absoluto sobre la tribu.


En este ladrillo
trazo las letras iniciales,
el alfabeto con que me apropio del mundo al simbolizarlo.
La T es la torre y desde allí gobierno y vigilo.
La M es el mar desconocido y temible.


Gracias a ti, alfabeto hecho por mi mano,
habrá un solo Dios: el mío.
Y no tolerará otras deidades.
Una sola verdad: la mía.
Y quien se oponga a ella recibirá su castigo.


Habrá jerarquías, memoria, ley:
mi ley: la ley del más fuerte
para que dure siempre mi poder sobre el mundo.


2


Al contemplar por vez primera la noche
me pregunté: ¿será eterna?
Quise indagar la razón del sol, la inconstante
movilidad de la luna,
la misteriosa armada de estrellas
que navegan sin desplomarse.


Enseguida pensé que Dios es dos: 
la luna y el sol, la tierra y el mar, el aire y el fuego.
O es dos en uno:
la lluvia / la planta, el relámpago / el trueno.


¿De dónde viene la lumbre del cielo?
¿La produce el estruendo? ¿O es la llama
la que resuena al desgarrar el espacio?
(como la grieta al muro antes de caer
por los espasmos del planeta siempre en trance de hacerse).


¿Dios es el bien porque regala la lluvia?
¿Dios es el mal por ser la piedra que mata?
¿Dios es el agua que cuando falta aniquila
y cuando crece nos arrastra y ahoga?


A la parte de mí que me da miedo
la llamaré Demonio.
¿O es el doble de Dios, su inmensa sombra?


Porque sin el dolor y sin el mal
no existirían el bien ni el placer,
del mismo modo que para la luz
son necesarias las tinieblas.


Nunca jamás encontraré la respuesta.
No tengo tiempo. Me perdí en el tiempo.
Se acabó el que me dieron.


3


Ustedes, los que escudriñen nuestra basura
y desentierren puntas
de pedernal, collares de barro
o lajas afiladas para crear muerte;
figuras de mujeres en que intentamos
celebrar el misterio del placer
y la fertilidad que nos permite seguir aquí contra todo
—enigma absoluto
para nuestro cerebro si apenas está urdiendo el lenguaje—,
lo llamarán mamut.
Pero nosotros en cambio
jamás decimos su nombre:
tan venerado es por la horda que somos.


El lobo nos enseñó a cazar en manada.
Nos dividimos el trabajo, aprendimos:
la carne se come, la sangre fresca se bebe,
como fermento de uva.
Con su piel nos cubrimos.
Sus fi losos colmillos se hacen lanzas
para triunfar en la guerra.
Con los huesos forjamos
insignias que señalan nuestro alto rango.


Así pues, hemos vencido al coloso.
Escuchen cómo suena nuestro grito de triunfo.


Qué lastima.
Ya se acabaron los gigantes.
Nunca habrá otro mamut sobre la tierra.


4


Mujer, no eres como yo
pero me haces falta.


Sin ti sería una cabeza sin tronco
o un tronco sin cabeza. No un árbol
sino una piedra rodante.


Y como representas la mitad que no tengo
y te envidio el poder de construir la vida en tu cuerpo,
diré: nació de mí, fue un desprendimiento:
debe quedar atada por un cordón umbilical invisible.


Tu fuerza me da miedo.
Debo someterte 
como a las fi eras tan temidas de ayer.
Hoy, gracias a mi crueldad y a mi astucia,
labran los campos, me transportan, me cuidan,
me dan su leche y hasta su piel y su carne.


Si no aceptas el yugo,
si queda aún como rescoldo una chispa
de aquellos tiempos en que eras reina de todo,
voy a situarte entre los demonios que he creado
para definir como El Mal cuanto se interponga
en mi camino hacia el poder absoluto.


Eva o Lilit:
escoge pues entre la tarde y la noche.

Eva es la tarde y el cuidado del fuego.
Reposo en ella, multiplica mi especie
y la defiende contra la gran tormenta del mundo.


Lilit, en cambio, es el nocturno placer,
el imán, el abismo, la hoguera en que ardo.
Y por tanto la culpo de mi deseo.
Le doy la piedra, la ignominia, el cadalso.


Eva o Lilit: no lamentes mi triunfo.
Al vencerte me he derrotado.

13 comentarios:

Lizbeth Celorio dijo...

me parece de lo que habla es como se comunicaban y sus pinturas es una comunicación y del ambiente como también se guiaban por los días y las noches como los climas.

Lizbeth Celorio dijo...

gracias por compartir esepoema.

Raquel González Johnson dijo...

En el poema podemos observar un sujeto lírico que se asume como el hombre primitivo que comienza por plasmar en la pared de su cueva las experiencias y emociones vividas a partir de la caza, su descubrimiento de Dios en él mismo, su invención de la escritura para imponer su dominio. Después de preguntarse sobre los fenómenos de la naturaleza, hace referencia a la mujer como placer muerte relacionada con la naturaleza a la que hay que destruir como al mamut o someterla para evitar ser vencido.

Karla Esquivel dijo...

Yo pienso, que en este poema, la persona que piensa todo esto,
quiere crear su propio mundo, sus propias palabras, nombres,
Quiere entender las cosas del mundo en que vive & hace hipótesis sobre lo que pasa a nuestro alrededor,
como no sabe a ciencia cierta que es lo que pasa en este mundo, el quiere e inventa su propio lenguaje, y forma de vida, claro sin reconocer que el mundo real, o mejor dicho en el mundo común, alega que hay cosas que si son necesarias y entendibles, hasta obvias.

En su mundo también existe el bien y el mal,
en su lenguaje existe Eva y Lilit
eva es la tarde, y Lilit es la noche
ahi nos damos cuenta que como el dijo: quiere ponerle nombres a las cosas, porque nunca nos han dado la oportunidad de ponérselos, como el mamut,
y pues, solo nos lo imponen
El culpa a Eva Y Lilit de cada sentimiento que tiene,
a cada quien con su cada cual,
pero menciona que al derrotarlas esta destruido.

Pienso que al vencer estos sentimientos, no tiene nada!

Karla Esquivel dijo...

Es un MUY buen poema

Adolfo Gutiérrez Alberto dijo...

Me parece que este poema nos va narrando la vida prehistórica en cada una de sus palabras, que nos van acercando al escenario que construye una narración que nos va poniendo en el contexto de lo que nos quiso decir el título del poema que nos va dando referencia tras referencia como dándonos a conocer algo de como se vivía en la prehistoria por parte de los seres humanos de esa época desde donde vivían que hacían, como daban a conocer lo que estos prehistóricos hombrees hacían y lo que eso significaba y el sentido que estos cavernícolas le daban a sus obras o creaciones, y el poema nos daba a entender que aunque estos estos hombres eran primitivos ellos también tenían una percepción del mundo en cual vivirán.

Lupita Morones dijo...

el poema sobre la prehistoria es lo que tratamos en una clase anterior a los procesos de aprendizaje dando una cierta explicación acerca de
el origen o procesos de aprendizaje que adquirieron como en las pinturas y sonidos.
esta padre interesante el recurso de la lírica, gracias.

Alfonso Zarco dijo...

Me parece que habla del enfrentamiento en el que se encontró el ser humano desde un principio con el universo. El cómo desde un inicio, tuvo que encontrar respuestas a semejanza de su ser para no quedar paralizado por la inmensidad de lo desconocido. Cayó en cuenta también, de que no era un todo. Era tan sólo una parte. Era una mitad. Un complemento. Sin lluvia no hay cosecha.

josefina gomez dijo...

En este poema nos narra la vida de el hombre en la prehistoria y su vision de ella... nos explica como en esos tiempos la finalidad del hombre era ser el mas fuerte de todos y a su vez sus temores.
Sus inquietudes sobre como es el mundo que lo rodea y el porque de las cosas.Pero al final solo sabe que no sabe nada

josefina gomez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cachí We Xquen antonio lopez dijo...

Bueno este poeta, ensayista, traductor, novelista y cuentista mexicano, trata de ponerse en la parte del hombre prehistórico y así describir como el hombre fue evolucionando he inventando a sus dioses y leyes, su orgullo y la inteligencia del ser. Como parte de describir al hombre, yo digo que somos una plaga humana, que como cual sea de las plagas acabara con la carne con que se alimenta y nosotros acabamos con este planeta y no hay vuelta atrás.Tratamos de adueñarnos de todo a nuestro paso,acabando con todo.Con una inteligencia absurda y orgullosa.Somos la plaga humana que sin control a nuestro dominio hacemos de todo mal.El futuro es incierto, y el final esta siempre cerca..

Juan Galán Lopez dijo...

Pacheco utiliza en su poema la primera persona para ubicarnos dentro de los pensamietos de esa voz, nosotros, el lector, la lectora somos la voz.
Un bello recurso para masticar las sensaciones, las palabras, es leer el poema en voz alta...solos o acompañados el efecto de escuchar la propia voz puede ser revelador.
Milenios de confrontación con el entorno se comprimen en unos minutos de palabras-guia, palabras-puente y catarsis.
La pantalla se transforma en ventana del espacio-tiempo.

Juan Galán Lopez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.